martes, 18 de noviembre de 2008

EL SISTEMA ACUSATORIO ADVERSARIAL EN EL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL

1. EL SISTEMA ACUSATORIO ADVERSARIAL

El sistema acusatoria adversarial se caracteriza por separar bien los roles de los sujetos que intervienen en el proceso, donde la labor de investigación y acusación corresponden al Ministerio Público y la labor de juzgar y sentenciar corresponde al juez, es un sistema que busca que quien investigue no juzgue y que quien juzgue no investigue, y ello se debe a la necesidad de que en el proceso el juez este libre de toda duda de imparcialidad, a la vez que el desarrollo del juicio y debate estén determinados por los parámetros de la acusación, así este nuevo modelo procesal penal surge como una reapuesta a la insuficiencia del viejo Código de Procedimientos Penales que actualmente en los departamentos en los que se sigue aplicando se puede observar una lentitud de los procesos, además de una sobrecarga procesal, un trato desigual a las partes del proceso, la corrupción, excesivos formalismos, entre otros problemas que se buscan solucionar, así se afirma: “El nuevo modelo procesal “adversarial” levanta un nuevo paradigma estratégico del proceso penal porque supone una modificación sustancial ya que “el proceso penal pasa a ser una actividad con propósitos múltiples, esto es, se utiliza para buscar diversas formas de solución del conflicto planteado, las que pueden ir desde una abstención de acusación como en el caso del principio de oportunidad hasta una sentencia condenatoria y una pena, pasando por diversas formas de acuerdo entre las partes. Esta característica hace que el proceso esté constituido por una serie de caminos alternativos que van a ser utilizados dependiendo o no de los intereses de las partes.”[1]

2. UN SISTEMA MIXTO CON TENDENCIA ADVERSARIAL

Muchas veces afirma que ya estamos dejando atrás el sistema inquisitivo (pero, debemos de hacer la aclaración que el anterior sistema no era inquisitivo puro, sino uno mixto con tendencia inquisitiva) con la llegada y progresiva aplicación del Nuevo Código Procesal Penal (NCPP) sin embargo hay muchos elementos propios de un sistema inquisitivo que subsisten en el NCPP como son los desarrollados en los artículos, 155 inciso 3; 346 inciso 1; 375 inciso 4; y 385 en los cuales se admiten supuestos que son propios de un sistema inquisitivo, más no adversarial, así en el artículo 155 inciso 3 se admite las pruebas de oficio como excepción; en el 346 primer inciso el juez, en disconformidad con la solicitud de sobreseimiento del fiscal, puede elevar en consulta al fiscal superior; en el artículo 375 inciso 4 puede intervenir aunque solo sea de manera excepcional para interrogar a los órganos de prueba: y finalmente en el artículo 385 se regulan los casos en los que procede la prueba de oficio, entones, la pregunta es ¿tenemos un sistema adversarial? así a secas o ¿tenemos un sistema mixto con predominio adversarial? La respuesta se desprende con evidente facilidad de los artículos transcritos, donde se observa elementos propios de un sistema inquisitivo, por ello no se debe de apreciar a los sistemas en disputa como dos modelos excluyentes y así se afirma que: “(…) es oportuno precisar que al aplicarse los sistemas acusatorio e inquisitivo en los Derechos nacionales respectivos, no se les debe ver como compartimentos estancos debido a la interacción entre ambos que ha generado la incorporación de elementos de uno en otro.” [2] opinión con la que estamos de acuerdo. 3. CONCLUSIÓN

El sistema que tenemos es mixto con un claro predominio adversarial, de lo contrario no existirían pruebas de oficio (Arts 155 inciso 3 y 385), o que el proceso, a pesar que el fiscal ha optado por el sobreseimiento, pueda seguir por que el juez (que no está de acuerdo) decide elevarlo en consulta al fiscal superior (Art. 346 inciso 1) o que el juez pueda interrogar a los testigos o en general a los órganos de prueba (Art. 375, inciso 4), entonces, el modelo inquisitivo aun sigue en el NCPP aunque claro su presencia es tangencial y solo limitada a casos excepcionales, lo que en un momento se dijo de los procesos sumarios, ya que estos estaban previstos como la excepción y el proceso penal tipo era el ordinario, sin embargo los proceso penales sumarios llegaron a ser tantos que en la practica eran la regla y los ordinarios la excepción, habrá que estar atentos para que esta experiencia no se repita en el NCPP.
[1] MAVILA LEON, Rosa, “EL NUEVO SISTEMA PROCESAL PENAL” Ed. Jurista Editores, Perù, 2005, Pág. 25
[2] PEREZ-LEON ACEVEDO, Juan Pablo, “LA COMBINACIÓN DE LOS SISTEMAS ACUSATORIO E INQUISITIVO EN EL PROCESO ANTE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL COMO MANIFESTACIÓN DEL DERECHO PROCESAL DEL SIGLO XXI” en http://pergamo.pucp.edu.pe/derechoprocesal/node/76